tortillasdepatata.com.

tortillasdepatata.com.

La fabada asturiana, un plato para conquistar el paladar

La fabada asturiana es uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía española. Originario de la región de Asturias, en el norte del país, es un plato que se elabora a base de fabes, un tipo de alubia blanca, y embutidos como el chorizo, la morcilla y el tocino. Es un plato que tiene una larga tradición en la cocina asturiana y que se ha convertido en un icono de la comida española tradicional.

Origen e historia de la fabada asturiana

La fabada asturiana tiene un origen humilde y se remonta a la Edad Media, cuando los campesinos asturianos comenzaron a cultivar las fabes, que eran un alimento básico en su dieta. La fabada comenzó a ganar popularidad en la época moderna, cuando se comenzaron a usar embutidos en su elaboración. En el siglo XIX, la receta de la fabada asturiana ya estaba consolidada y se convirtió en un plato tradicional en toda la región de Asturias.

Hoy en día, la fabada asturiana es un plato muy popular en toda España y es considerado como uno de los platos más representativos de la cocina asturiana. Además, es uno de los platos estrella de la gastronomía española, que ha recibido numerosos premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional.

Preparación de la fabada asturiana

La fabada asturiana es un plato que requiere tiempo y paciencia en su elaboración, pero que merece la pena por su sabor y textura. Generalmente se elabora en grandes cazuelas de barro y se cocina a fuego lento durante varias horas. Algunos cocineros recomiendan dejar las fabes en remojo durante varias horas antes de cocinarlas, para que se ablanden y cuezan más fácilmente.

La receta básica de la fabada asturiana incluye fabes, chorizo, morcilla, tocino, cebolla, ajo y pimentón. Los embutidos se suelen cortar en rodajas y se añaden a las fabes durante la cocción, para que se integren en el sabor del plato. La cebolla y el ajo se suelen picar finamente y se añaden a las fabes junto con el pimentón, que le da el característico color rojo de la fabada asturiana y su sabor ahumado.

La fabada asturiana se suele servir caliente, acompañada de un buen pan, y se puede acompañar de una sidra asturiana, que es la bebida tradicional de la región y que combina perfectamente con el sabor de la fabada.

Variaciones de la fabada asturiana

Aunque la receta original de la fabada asturiana es muy popular, existen algunas variaciones que se han ido incorporando a lo largo de los años. Por ejemplo, algunas personas añaden carne de cerdo o de ternera a la fabada, para darle un sabor más intenso. También se pueden añadir otros tipos de embutidos, como la panceta o la salchicha asturiana, para darle un toque diferente.

Además, existen algunas versiones vegetarianas de la fabada asturiana, que sustituyen los embutidos por setas o verduras. Estas versiones son ideales para aquellas personas que no consumen carne o que quieren seguir una dieta más saludable.

Conclusión

La fabada asturiana es sin duda uno de los platos más representativos de la gastronomía española. Con una larga tradición en la cocina asturiana, este plato ha conquistado el paladar de miles de personas en todo el mundo y se ha convertido en un icono de la comida española tradicional. Su sabor intenso y su textura cremosa hacen que sea un plato ideal para compartir con amigos y familiares, y es perfecto para disfrutar en cualquier época del año.

Si aún no has probado la fabada asturiana, no esperes más y prepárala en casa. Te aseguramos que no te arrepentirás.